Condorchem Envitech | English

Tag : tratamiento de emisiones

Home/Posts Tagged "tratamiento de emisiones"

Filtros de carbón activado para plantas termosolares

CSP Solana (Arizona) y CSP Mojave (California) son las dos plantas termosolares más grandes del mundo a día de hoy. Ambas tienen una capacidad de 280 MW y previenen la emisión de más de 430 toneladas de CO2 cada año.

Condorchem Envitech ha diseñado e instalado los filtros de carbon activado que ambas plantas utilizan para tratar las emisiones que se generan en los venteos de su sistema de ullage.

Los filtros de carbón activado fueron la tecnología escogida, ya que es la que consideramos más eficiente para tratar este tipo de emisiones. Gracias a su instalación se evita la emisión de gases que serían muy perjudiciales para la salud humana.

Podéis encontrar más información en este artículo sobre el tratamiento de emisiones en centrales termosolares, o en la página de filtros de carbón activado de nuestra web.

Tratamiento de emisiones en centrales termosolares

Los venteos emitidos en el sistema ullage de una central termosolar contienen benceno y otros contaminantes como pueden ser el fenol, el tolueno o el xileno.  Dada la peligrosidad de dichos contaminantes, especialmente el benceno, la ley establece límites de emisión muy estrictos que obligan al tratamiento de los venteos antes de su liberación a la atmosfera.

El sistema de ullage tiene como función la recuperación del aceite térmico y para conseguirlo se evapora dando origen a vapores que contienen los contaminantes anteriormente mencionados.

La tecnología de tratamiento de aire más apropiada en estos casos son los filtros de carbón activado.

Un ejemplo de planta real aplicada por Condorchem Envitech en una central termosolar consta de una unidad de adsorción con dos cámaras separadas de contacto y en serie.
El aire llega a la unidad de adsorción y atraviesa los lechos de carbón activado, donde los contaminantes quedan retenidos y el aire sale depurado cumpliendo los límites legales de emisión.

La unidad de adsorción se ha de instalar de forma que permita una fácil extracción y reinserción de carbón activo. En este sentido, es importante mencionar que la adsorción de las sustancias volátiles comporta con el paso del tiempo, la saturación del lecho de carbón, por lo que periódicamente y en función de la cantidad de C.O.V. contenida en el aire de proceso, el carbón deberá sustituirse.

Para determinar cuándo debe ser sustituido el carbón se dispone de medición de la masa de lecho total mediante 4 células de carga por filtro. A la salida de la unidad de filtración se instala un caudalímetro de gases para la lectura y registro continuo del caudal puntual, promedio y acumulado emitido.

Una vez saturado el lecho de la primera cámara, y después haberlo remplazado, la unidad de adsorción tendrá la posibilidad de enviar el flujo contaminado inicialmente a la segunda cámara y seguidamente sobre la primera, y viceversa.  Esto es posible gracias a la instalación de 4 válvulas manuales.

También es importante que la unidad de adsorción disponga de una válvula de seguridad, que en caso de ser necesario actúe para evitar una excesiva presurización del sistema.

Eliminación o reducción de emisiones con olores en actividades industriales

oloresLos olores generados en actividades industriales suponen un problema medioambiental y de salubridad, especialmente cuando se dan en lugares cercanos a zonas residenciales. La demanda social de un aire más limpio y libre de olores ha comportado la elaboración de normativas cada vez más restrictivas respecto a la emisión de gases nocivos y molestos a la atmósfera, que obligan a las empresas a buscar soluciones para la depuración de los gases y la reducción de los olores que emiten.

La emisión de olores molestos puede provenir de una gran variedad de actividades industriales, aunque hay algunos sectores que son más propensos a generar malos olores debido a las “materias primas” con las que trabajan, como son los que trabajan con productos de origen animal, alimentación, ganadería, química o los gestores de residuos.

En muchos otros casos los malos olores no se generan debido a la actividad propia de la empresa, sino a los residuos que la misma genera en sus procesos productivos. En este sentido, es habitual encontrarse el problema en las aguas residuales o lodos contaminados que se almacenan para ser enviados a una planta de depuración.
Si bien es cierto que tomar las precauciones necesarias en los procesos puede ayudar a reducir y eliminar los olores, en muchas ocasiones nos encontramos que estas medidas son insuficientes y hay que implementar alguna tecnología de reducción de olores.

Existen diferentes tecnologías de tratamiento de aire para la eliminación de olores y la elección de la más adecuada depende de diversos factores como la naturaleza de los contaminantes, la cantidad o caudal a tratar y la concentración de las emisiones.

La oxidación térmica regenerativa es una tecnología muy eficiente para eliminar COV’s y disolventes. Dependiendo de las concentraciones de COV’s a eliminar puede tener consumos energéticos algo elevados, pero como contrapartida permite un aprovechamiento del calor generado. Se puede aplicar para caudales muy variados, entre 2.000 y 150.000 Nm3/h, con concentraciones de COV’s que van desde 0,3 a 10 g/Nm3.

El carbón activo es un sistema en seco que tiene una eficacia limitada frente a moléculas pequeñas, como puede ser el amoniaco, pero que funciona muy bien para contaminaciones esporádicas. El lecho de carbón ha de ser repuesto con frecuencia.

Los scrubbers y torres de lavado son una buena elección para caudales elevados. Debido a su mayor complejidad, esta tecnología requiere de un mayor mantenimiento por personal formado.

Otro sistema de depuración a destacar es la depuración biológica, o biofiltros, que aprovecha la capacidad de algunos microorganismos para oxidar bioquímicamente las sustancias orgánicas e inorgánicas que contienen los gases que se deben tratar. En muchos casos, la biofiltración es la opción más económica y puede ser muy efectiva, pero en muchas otras ocasiones resulta insuficiente para alcanzar los límites de emisión permitidos, ya que no todos los contaminantes pueden ser eliminados mediante este tratamiento.

Felices fiestas a todos nuestros lectores

nadal_okEstamos a escasos días de despedir al 2.011, un año que ha resultado muy complicado debido a la crisis económica que estamos sufriendo.

A pesar de ello, ahora es momento de hacer balance del año que cerramos y cargar las baterías para el próximo 2012, un ejercicio que se abre lleno de nuevos retos y proyectos.

Desde Condorchem Envitech queremos desearos a todos unas felices fiestas y un prospero 2012, un añó en el que esperamos continuar contando con vuestra compañía y confianza.

Por nuestra parte  hemos preparado una serie de novedades en el blog, que pronto verán la luz,  y que están pensadas para ofreceros un mejor servicio y atención. Como siempre hemos hecho, os animamos a seguir participando con vuestros comentarios y a consultar todas aquellas dudas que tengáis relacionadas con el tratamiento de aguas, efluentes y emisiones en entornos industriales.

Un fuerte abrazo de toda la familia de Condorchem Envitech.

http://condorchem.com/es